Maschinenfabrik Berthold Hermle AGMaschinenfabrik Berthold Hermle AG

From one to another!
User reports

Los perfeccionistas

08.03.2021

play
de izquierda a derecha: Patrick Schulz, Alfred Schulz y Michael Schulz con Harald Jaeger de HPV Hermle Vertriebs GmbH.

Para Schulz el aspecto es decisivo. El objetivo de la máxima precisión determina cada paso de trabajo, desde el fresado hasta el mecanizado de precisión por láser. La empresa familiar altamente especializada ha encontrado los centros de mecanizado de 3 y 5 ejes que cumplen con estos requisitos, en la serie High-Performance-Line de Hermle.

"El aspecto siempre tiene que ser bonito", afirma Michael Schulz, gerente de Schulz GmbH + Co, una empresa familiar que cuenta con 45 empleados y está ubicada en la ciudad alemana de Welzheim en la región de Baden-Württemberg. Con esto no solo hace referencia a los componentes, que Schulz produce principalmente para la industria de semiconductores, la construcción de máquinas especiales y el sector de las técnicas de medición. Para él también tiene la misma importancia un entorno de trabajo ordenado. Está convencido de que esto se transmite a la forma de trabajar de sus empleados y esta tiene que ser muy ordenada: "Producimos, en parte, con una precisión de +/- 1 µ."

Las máquinas de Hermle cumplen con las altas exigencias del productor en cuanto a precisión y calidad superficial.

En servicio desde el principio

Alfred Schulz, sénior y propietario de la empresa familiar, ya desarrolló su afán por la perfección durante su época como empleado. "Yo montaba robots de manipulación y teníamos que volver a mecanizar muchas piezas de manera posterior", recuerda. Por aquel entonces se propuso lo siguiente: "Si alguna vez llego a tener una producción propia, esto no me pasará." Un plan que puso en práctica en 2002 después de que fundara con dos compañeros la empresa Heckel & Co. GmbH. Invirtieron directamente en un centro de mecanizado de Maschinenfabrik Berthold Hermle AG. El C 800 V de aquella época sigue estando en funcionamiento, entretanto ya junto con otros ochos centros de mecanizado procedentes de Gosheim.

El propietario de la empresa dio un paso decisivo en 2012 para lograr el éxito actual, cuando pagó a sus cofundadores. Un cambio considerable que supuso un auténtico avance impulsado por la alta exigencia con la que Schulz produce sus productos. En 2013 llegaron el C 40 U y C 32 U para entrar en el mecanizado simultáneo de 5 ejes para la producción de piezas más complejas.

La preparación en paralelo al tiempo principal es solo una de las muchas ventajas de la automatización HS flex.

Vista sobre los dos módulos de almacén y el sistema de manipulación de la automatización HS flex.

El C 42 U con HS flex adquirido en 2018 llegó a superar las 5000 horas de husillo en un año.

Automatización multiplicada por dos

En 2018 la producción llegó de nuevo a su límite de capacidad y Schulz se decidió por la inversión en un C 42 U con automatización HS flex. "Al principio teníamos cierto respeto a la automatización", reconoce Michael Schulz. Sin embargo, el temor a producir piezas de rechazo y la sensación de inseguridad mientras que la instalación funciona sin operador, demostraron ser totalmente infundados.

"La instalación automatizada produce lo mismo que tres de nuestras máquinas independientes y al mismo tiempo libera a nuestros empleados de las tareas monótonas y repetitivas", comenta Schulz. Así el centro de mecanizado automatizado llegó a superar las 5000 horas de husillo en un año y rápidamente se utilizaba a más del 100 por cien. Como resultado de su convicción en la estabilidad y la utilidad, el equipo directivo encargó un segundo C 42 U con una solución de automatización flexible. "Ahora hemos logrado un respiro que podemos necesitar, por ejemplo, para los trabajos de mantenimiento", comenta Schulz. Este trabajo también lo lleva a cabo Hermle: "Esto tiene todo el sentido. Al fin y al cabo, los técnicos de Hermle son los que mejor conocen las máquinas y saben lo que hay que hacer."

Alfred y Michael Schulz están totalmente convencidos de la estabilidad y la precisión de todas sus máquinas de Hermle. "Mecanizamos algunos componentes durante varias semanas. Incluso después de cuatro semanas, no tenemos que corregir nada. Para ello nos movemos en un rango de tolerancia de cinco µ", explica Michael Schulz.

Automation mal zwei

En 2018 Schulz adquirió el nuevo edificio de la empresa en Welzheim.
Schulz produce por sí mismo los palets para el sistema HS flex.

En las máquinas independientes se producen piezas individuales y prototipos.

up
arrow up